Las habas y guisantes, dos leguminosas que hacen primavera, dando sabor, aroma y color a nuestros platos. Es por este motivo que debemos aprovechar su temporalidad y que esas dos a cuatro raciones por semana que tenemos en la pirámide de la alimentación equilibrada, al menos que un día sean habas o guisantes.

Nos aportan una gran cantidad de micronutrientes como hierro, zinc, magnesio o calcio; también proteínas, como el resto de legumbres. Ciertamente que nos pueden dar flatulencias, y en el caso concreto de las habas hay personas intolerantes, que sufren el llamado favismo.

En cuanto a variedades de habas la Histal es la más cultivada en la zona de Barcelona; y por lo que respecta a guisantes las más cultivadas son las variedades Negret, Garrofal, Floreta o Ganxo. Pero son muy conocidas las variedades locales como el guisante de Llavaneres, que acoge una fiesta propia, la Festa del Pèsol de Sant Andreu de Llavaneres.