En junio ya tenemos el calor encima, aunque este año parece que hay más tormentas y lluvia. Ya nos viene de gusto consumir frutas jugosas como la sandía, el melón, los melocotones, las ciruelas, los albaricoques, las cerezas, las fresas, las brevas o las peras. Que se añaden a las que ya teníamos como los plátanos, nísperos, manzanas, paraguayos o nectarinas. Para las moras de temporada aún vamos a tardar un tiempo, a finales de julio o ya en pleno agosto.

La huerta es generosa y nos da calabacines, pimientos, berenjenas, judía tierna, cebollas tiernas, ajos tiernos, espárragos blancos o verdes, lechuga de verano o patatas nuevas. Poco a poco van llegando mejores tomates, más apetitosos, ya estamos en temporada y podemos huír de los tomates híbridos.

Ahora es un buen momento para comprar frutas y verduras de proximidad, hay mucha y de muy buena calidad. Debemos aprovechar para dar soporte a nuestros agricultores comprando sus productos.