El pulpo es uno de esos alimentos que pocos cocinan, a veces por miedo a que quede mal. No es un alimento económico, un pulpo congelado de 600 g puede costar 16 – 19 €, un pulpo fresco de 1,5 kg de 20 a 26 €, por lo tanto es importante no que quede bien sino perfecto.

Cocinarlo a baja temperatura nos da la seguridad que seguro que nos sale bien, es fácil e incluso podemos cocinar más de uno para después congelarlos, ya que los tendremos envasados al vacío.

Si compramos el pulpo fresco en la pescadería nos lo deberán limpiar bien y si es congelado seguramente ya estará limpio. Deberemos envasarlo al vacío individualmente, y no hará falta añadir nada excepto que lo queramos cocinar con especias o hierbas aromáticas.

La cocción a baja temperatura se hará a 80 ºC y el tiempo estimado será de 2 horas para pulpos de 600 g a 1,5 kg. Si es mayor aumenta el tiempo a 2,5 horas.

Una vez cocinado lo puedes sacar de la bolsa y secar. No lo dejes enfriar dentro de la bolsa, ya que cuando esté frío el caldo quedará gelatinizado.

Este caldo sobrante lo puedes guardar congelado para otras cocciones. Ya cocinado el pulpo lo puedes acabar como quieras: a la brasa, en ensalada, a feira, etc.

¡Buena cocina para todas y todos!