Octubre, el frío y los días nublosos nos llevan hacia el inicio de la castañada, muy popular en Cataluña y que se celebra el día de Todos los Santos.

La castaña no deja de ser un fruto seco local y de temporada. Las comemos frescas casi hasta el mes de enero y a partir de aquí ya las tendremos que consumir secas.

Contiene casi un 40% de hidratos de carbono, complejos y que nos darán energía de larga duración, también es una buena fuente de potasio y vitamina E.

Nos aportan fibras alimentarias, que juntamente con los hidratos de carbono tonificaran la mucosa intestinal y ayudaran a evitar el estreñimiento.

¡Consumámoslas ahora que es temporada! Son saludables y un alimento de proximidad.