Dentro de las frutas, verduras y hortalizas del mes de noviembre encontramos alimentos muy nutritivos y sabrosos, como son el caqui, el mango (seguro que habéis visto muchos), naranjas, mandarinas, manzanas, chirimoyas, peras, setas de todo tipo, coles, coliflores, brócolis, col lombarda y coles de bruselas, limones y limas, alcachofas, endivias, escarola, apio, nabo y chirivía, besugo, lubina, galeras y gamba de proximidad.

Empezamos con las mandarinas, las primeras, quizá un poco ácidas; lo mismo que con las naranjas, también ácidas, pero si lo que queremos es hacer zumo las podemos mezclar con las de la temporada pasada, que aún se venden. Ricos en vitamina C estos cítricos son importantes porque nos ayudan con la eliminación de radicales libres y moléculas pro oxidantes.

Para mí, el alimento estrella es la alcachofa y la seta de temporada (níscalos y otras setas de monte). Aunque las alcachofas aún no están en su mejor momento las podemos empezar a degustar, y con ellas este inicio de invierno, que poco a poco nos va llevando hacia el frío. ¿Las alcachofas? En forma de tortilla, salteadas o bien a la plancha y al horno son siempre deliciosas, aptas para cualquier dieta de adelgazamiento.

En un año como este, donde la COVID-19 nos ha dejado encerrados en casa, todo lo que cocinemos debería ser saludable y equilibrado. Ánimo a todos que esto pasará.