Una muy buena manera de gestionar la semana a nivel alimentario y nutricional es tener preparado para toda la semana el fondo de nevera, porqué cuidarse empieza por saber gestionar la lista de la compra.

Pero, ¿Qué es el fodo de nevera? Son alimentos que nosotros hemos procesado o cocinado y que tendremos reservados en la nevera o en la despensa para simplificar el día a día. Intentaremos ser como una empresa dedicada a la fabricación de productos alimentarios pero en pequeño: el sábado por la mañana compraremos las materias primas e invertiremos unas horas por la tarde o bien el domingo, tranquilamente y gozando de la cocina, para procesar algunos de estos alimentos y transformarlos totalmente o parcialmente. La razón es que muchos días llegamos a casa cansados, desganados o simplemente rotos por un día horroroso. El caso es que no sea excusa para picar cualquier cosa, y en cambio sí para tener gestionadas diversas cenas o incluso comidas.

¿Qué nos hace falta? Pués dependerá de como gestionemos la semana pero por ejemplo no puede faltar:

  • Alguna verdura escaldada: colifor, broccoli o col Kale.
  • Alguna verdura hervida o al vapor: judías verdes con patata, zanahoria, chirivía o nabo.
  • Algun cereal o semilla: quinoa blanca, arroz integral o trigo sarraceno.
  • Legumbres: lentejas, garbanzos, alubias o hummus de legumbres.
  • Alimentos más procesados o cocinados: sofrito de tomate y cebolla, pisto de verduras o escalibada.

Por otro lado también tendremos alimentos frescos primarios o sin procesar como huevos, carnes (pollo, pavo, conejo o ternera), pescados congelados (salmón, merluza o bacalao) y verduras crudas como lechuga, tomate, escarola, canónigos o rúcula.

Solo con la gestión de unos cuantos alimentos, que podemos ir alternando semana a semana, podemos gestionar un día a día más fácil, agradable o saludable.

Fotografía: Marie Michéle Bouchard @minusculemarie unsplash https://unsplash.com/photos/SN6HW62ubLA