Abril entra con fuerza, la primavera ya está aquí y podemos empezar a disfrutar de frutas y verduras ya más estivales. Esto nos permite hacer una cocina más ligera, de menús más frescos, con alimentos crudos: lechugas, canónigos, tomate, pepino, etc.

Los cítricos ya están desapareciendo, pero aún quedan mandarinas y naranjas, pomelos y kumqats. Es temporada de fresas y fresones, aguacates, manzanas, peras y nísperos, ya llegan las ciruelas y aún tenemos chirimoyas.

Hay mucha cebolla tierna, espinacas y acelgas que aún están buenos; y muchos espárragos, no solo boscanos, también blancos y verdes; guisantes y habas, y tirabeques; también zanahorias, alcachofas, puerros, calabacín, broccoli, judía verde o endivias.

Encontramos pescados como el bacalao, el besugo, la lubina, el mero, la palometa o el salmón; y mariscos como los berberechos, tallerinas, mejillones, gambas, langostinos, cigalas, sepia, pulpo, calamar o también erizos de mar.

Sant Jordi se acerca y con este vemos el verano más cerca. Gozad mucho de los alimentos de temporada.

Fotografía: archivo de Jordi Sarola