Las ensaladas son las protagonistas del verano: refrescantes, calmantes, reconfortantes e hidratantes. Y uno de los alimentos que casi siempre se incorporan por ser de temporada es el pepino.

Como curiosidad, el pepino se empezó a cultivar hace más de 3000 años en la India. Una cosa que quizá no sepas es que se distribuyó al Egipto faraónico y la Grecia de Aristótiles a través de la leyenda de Gilgamesh, donde es nombrado entre otros alimentos.

Es una hortaliza poco calórica, con gran porcentaje de agua y contiene principalmente vitaminas: C y del grupo B; en cuanto a minerales, principalmente potasio. Los pepinos contienen un flavonol antiinflamatorio llamado fisteina, que está estrechamente vinculado con la salud cerebral.

Existen diversas variedades: pepino corto o pepinillo, pepino francés, Ashley o medio largo, pepino holandés y muchas variedades locales.

Receta: salsa Tzatziki

Ingredientes: 1 pepino, 2 yogures griegos (unos 250 g), 1 diente de ajo, el zumo de 1/2 limón, menta o perejil picado, eneldo, sal y 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.

Elaboración: pelar el pepino, quitar las semillas, y rallarlo muy fino, luego dejarlo que se escurra en un colador con un poco de sal; pasados 5 minutos escurrir el pepino con la mano; en este momento ya podemos preparar el bol con el pepino, el aceite de oliva y el yogur griego, mezclar bien; añadir el diente de ajo picado muy fino, la menta o el perejil bien picados, el eneldo y al final, el zumo de limón; mezclar hasta que la crema sea homogenea; dejar el bol en la nevera, tapado con papel film, un mínimo de 30 minutos (si lo dejamos 2 horas será más fresco y denso); se puede añadir pimienta para dar un sabor más potente.

Fotografía: archivo de Jordi Sarola (Hort del Jordi, Usall).