La mandarina es una de las frutas más esperadas de la temporada: apetitosa para todos, fácil de consumir y de medida perfecta para llevar al trabajo o a la escuela.

Rica en agua, la vitamina que destaca es la C, muy importante para muchas reacciones químicas orgánicas y como antioxidante. También tiene abundantes carotenos o provitamina A y ácido fólico o vitamina B9.

Es una fruta fácil de mondar y comer, dúctil, práctica y apetitosa. A los niños y adolescentes les gusta mucho, que la tienen como fruta predilecta. Los beta-carotenos y criptoxantinas que llevan tendrán valiosas propiedades antioxidantes en sus organismos en desarrollo.

Fruta de temporada y proximidad la podremos consumir hasta la primavera. Hay que recordar que se deben consumir al menos 2 piezas de fruta al día. Una pieza de fruta equivale a 2 o 3 mandarinas, en función de la medida.

Fotografía: archivo de Jordi Sarola (mercado de la Boquería)