Con los calores de final de primavera la cereza acaba de madurar y la tenemos en el mercado en su máximo esplendor. Ver los campos en flor, de color blanco y rojo, es espectacular. Pero después, verlos cargados de rojas cerezas ya es orgásmico.

En Cataluña tenemos la variedad de cereza “d’en Roca”, muy cultivada en el Maresme; la cereza de la Ribera d’Ebre, una de las más tempranas; y la cereza del Baix Llobregat, la que más se cultiva.

Contiene una gran cantidad de vitaminas, tales como la A, el grupo B (menos la B12) y la K, también la vitamina C, aunque poca. También contiene minerales y sustancias antioxidantes.

La cereza es un producto de temporada y de proximidad que debemos consumir y disfrutar ahora.

Fotografía: Jordi Sarola (Mercado de la Boquería)